III Curso Metodología Verbotonal

Después de una semana de trabajo y esfuerzo por parte de todos, ha finalizado el III Curso de Metodología Verbotonal, un curso con una idea central, “Percepción vs Producción”. Ha sido un curso intenso en muchos sentidos.

Lo primero de todo, ha sido intenso en cuanto a horario y trabajo; intenso también en Percepción y Producción (vistas éstas dos palabras no sólo desde el enfoque o tema central del curso, sino en el sentido de todo lo que hemos recibido, y lo que hemos hecho).

Intenso pues en la percepción de conocimientos (y que perdonen, los más puristas, éste uso diferente de la palabra); conocimientos que como han dicho varias personas al terminar el curso, hasta ahora los reproducíamos porque los habíamos visto, y porque nos eran útiles, pero que no terminábamos muy bien de entender el porqué.

Y que ahora, gracias a todos los profesores que han participado en el curso, hemos llegado a “percibir, y no sólo a oír o escuchar” cada uno de los procedimientos verbotonales, cada uno de sus fundamentos y sobre todo, hemos entendido el porqué y el cómo.

Hemos entendido que la percepción no reproduce la realidad física, sino que “percibir implica percibir unos elementos pero dejar de percibir otros”; es decir, en éste tercer curso hemos aprendido a dejar de atender a lo que no nos es útil, a lo que hacíamos sin entender, para empezar a hacer lo que se verdad nos sirve, entendiendo qué hacemos y para qué lo hacemos.

 Y puesto que era un curso eminentemente práctico, una vez percibido todo esto, hemos sido los propios alumnos del curso, los que hemos empezado a producir con sentido, a producir entendiendo, ya que nuestra percepción ha empezado a ser la correcta.

Hemos trabajado nosotros mismos cada uno de los procedimientos verbotonales, llegando al fondo y no quedándonos sólo en la forma. 

Y para terminar este pequeño resumen del curso, una de las frases preferidas del Profesor Julio Murillo, y que sin duda nos ha contagiado a todos a lo largo de éstos tres años de formación.

“En el habla sólo hay diferencias”, y con eso nos quedamos, con esas diferencias entre cada uno de nosotros, pero que al unirnos como equipo, como globalidad, nos sirven para poder dar sentido a ese camino común verbotonalista por el que vamos muchas más personas de las que nos creemos. 

Y como nos decía Jaques Bouchez; sigamos potenciando ese deseo y placer; placer sobre todo de hacer y de sentir. De saber sentir y saber hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.